Damos servicio de comunicación a las organizaciones sociales. Producimos contenidos, así como algunos proyectos audiovisuales propios en el ámbito de lo social, la cultura, el medio ambiente y los derechos humanos.

Trabajamos para la comunicación social:

informar
(+)
construir conciencia

Cosas que pasan

Cosas que se nos pasan por la cabeza, que leemos, debatimos, 
nos asombran o nos hacen enmudecer.


  •  Sobre el recorte de los Presupuestos Generales 2013 a la Ayuda Oficial al Desarrollo, este artículo de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo resulta más que esclarecedor:

    1/10/2012 (…) Con este nuevo golpe, la AOD sufre un recorte acumulado desde 2009 del 73% lo que supone el desmantelamiento de una política pública con más de 30 años de existencia. La situación es gravísima y no tiene precedentes. (…)

  •  Sobre la cobertura mediática en  HAITÍ.   Recogemos dos artículos. En La Aecid y los Periodistas, Montse Santolino resume las críticas que la cobertura sobre Haití ha desatado entre las instituciones especializadas y los  propios periodistas. En él podéis leer: 

    25/01/10 (…)En las facultades españolas solo un par de posgrados forman en periodismo de conflictos y paz o en periodismo preventivo. La Estrategia de Educación para el desarrollo de la Aecid establece como línea prioritariala “sensibilización y promoción de la educación para el desarrollo entre los profesionales de los medios de comunicación”. La cobertura sobre Haití muestra hasta qué punto esta tarea es prioritaria y urgente. (…)  

    Por otro lado, Francisco Rey y Jesús A. Núñez, del IECAH,  destacan: 

    21/01/10 (…) Tertulianos que jamás han visto a un pobre, que desconocen totalmente los más elementales conceptos sobre cooperación al desarrollo o acción humanitaria, que no han participado nunca en la respuesta a desastres o situaciones de conflicto, que a renglón seguido pasan a hablar de cualquier trivialidad de los asuntos del corazón, nos sermonean a cada rato sobre la incompetencia de la ONU, las heroicidades de los expatriados, las bondades de los militares estadounidenses. (…)             

    Podéis leerlo entero enlazando a: Y ahora… todos “desastrólogos”